Policiales

Atacaron a la testigo del caso María Cash

Julia Leal aseguró haber visto a la diseñadora desaparecida en 2011, y denunció una banda de policías.

La desaparición de María Cash conmocionó al país entero. La diseñadora, que entonces tenía 29 años, salió de su casa en Barracas el 4 de julio de 2011 rumbo a Jujuy, donde iba a encontrarse con un amigo para vender la ropa que ella misma producía, pero nunca llegó.

Ahora, y luego de ochos años, un nuevo e inquietante hecho, sacudió la causa que investiga su desaparición. Julia Leal, la testigo que aseguró haber estado cautiva junto a la diseñadora en 2013, volvió a denunciar torturas.

La mujer, que acusó a su exmarido y otros cuatro miembros del Servicio Penitenciario Federal de integrar una red de trata, ingresó al hospital San Bernardo de Salta con un mensaje mafioso marcado en la espalda con un cuchillo, según informó el diario El Tribuno.

Pero no es la primera vez que Leal es sometida a este tipo de prácticas mafiosas. De hecho hace un año exactamente, había sufrido un ataque similar justo después de declarar en contra de los policías, a quienes vinculó con el secuestro y muerte de la joven desaparecida.

Maria Cash
María Cash tenía 29 años cuando desapareció en 2011.

En esa oportunidad dos desconocidos la ahorcaron, la drogaron con cápsulas y le marcaron con un cuchillo en el abdomen la frase: “El macho siempre gana”.

Durante su declaración, la joven denunció que estuvo sometida a una situación de esclavitud y cautiverio por parte de su esposo en su propia casa de la ciudad de Campo Quijano hasta octubre de 2013, cuando finalmente la rescataron.

En ese entonces, la mujer relató que tanto él como otros miembros de la fuerza traían mujeres a ese lugar y las tenían encerradas y drogadas, para prostituirlas. En ese contexto aseguró haber visto a María Cash, aunque indicó que no la llamaban por su nombre sino que le decían “Paola”.

Desde que se animó a denunciarlo, las amenazas se volvieron algo habitual. “Cuando finalmente decidí hablar de todo y para todos, apenas llegué a Salta me destrozaron a golpes y me amenazaron de muerte. Eso les demuestra que no vine a mentir sino a decir la parte de la verdad que callé”, remarcó a los medios, y afirmó que no va a “callar más” porque su silencio la “traicionó”.

Muestra Más

Artículos relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close