CuriosidadesDestacadasGeneralInternacionalProvinciales

ALERTA: La crisis del país esta atacando el Mercado laboral.

Un atenuante, es que al mismo tiempo que se sumaron 17.500 desempleados al mercado laboral, la provincia creó 16.500 puestos de trabajo.

Un informe de mercado laboral publicado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) reveló una realidad alarmante para el Gran Mendoza. De acuerdo al estudio, la provincia pasó de tener 24.500 desocupados en el segundo trimestre de  2018 a 42.000 desempleados en igual período este año (respetando la misma población de referencia). Esto implica que, por la crisis, 17.500 personas más pasaron a ser desempleadas.

En detalle, el organismo nacional informó que entre abril y junio de 2019 el índice de desocupación de Gran Mendoza llegó al 8,8%, un valor que supera por 3,3 puntos porcentuales al nivel de desempleo registrado en igual período del año pasado (5,5%). Es decir, que el índice aumentó 60% en el último año. Además, alcanzó el peor resultado desde 2004.

Un atenuante, es que al mismo tiempo que se sumaron 17.500 desempleados al mercado laboral, la provincia creó 16.500 puestos de trabajo. Aunque parezca ilógico, esa situación tiene una explicación razonable.  Lo que ocurre, es que hace un año habían 445.000 personas activas en el mercado laboral de Gran Mendoza. De ese número, 420.500 personas tenían trabajo y 24.500 lo estaban buscando sin éxito (desocupados). Ahora, un año más tarde, el universo del mercado laboral es de 479.000 personas, de las cuales hay 437.000 que tienen empleo y 42.000 que lo buscan sin conseguirlo.

Economistas consultados coincidieron en que la “población económicamente activa” creció por que existe una necesidad de mejorar el nivel de ingresos en los hogares. “De las nuevas personas que salieron al mercado laboral, una parte consiguió trabajo (por eso creció la tasa de empleo) y otra parte no (por eso aumentó la desocupación)”, explicó José Vargas, director de la consultora Evaluecon.

En relación al crecimiento de la población económicamente activa, el experto indicó que se trata de un fenómeno natural en períodos de recesión económica. “El dinero no alcanza. Por eso salen al mercado integrantes de la familia que no estaban trabajando”, señaló.

Coincidió con este análisis el economista Carlos Rodríguez, quien consideró que “el crecimiento de la población económicamente activa comprende a muchas personas jóvenes, que buscan contribuir a los ingresos del hogar”. 

Sebastián Laza, asesor del Ministerio de Economía de Mendoza, consideró que “es destacable que la provincia haya seguido generando empleo, aun dentro de un escenario de retracción del consumo y caída de la actividad económica general”. 

Según su análisis, el turismo y el sector exportador son los responsables de puestos de trabajo creado.

Segundo empleo

Otro dato interesante que reflejan las estadísticas del Indec, es que sigue existiendo una cantidad importante de personas ocupadas que están en búsqueda activa de una segunda fuente de ingresos. Según el Indec, el 21,5% de los trabajadores busca un empleo complementario. 

Si bien el número es menor al registrado en el segundo trimestre del año pasado (22,8%), el índice sigue siendo significativo. De acuerdo al análisis de José Vargas, es otro indicador más de la necesidad de aumentar los ingresos del hogar. “Así como hay nuevas personas saliendo a buscar trabajo, hay más trabajadores que quieren mejorar su situación económica actual”, comentó.

Retroceso de 15 años

En la última década el Gran Mendoza se caracterizó por tener un nivel de desocupación relativamente bajo, lejano al promedio nacional. En 2016, por ejemplo, la tasa de desempleo era de 4,4% en el mercado laboral local y del 9,3% en el total país.

Hoy, la realidad es otra. La situación empeoró tanto entre 2018 y 2019, que la provincia quedó a solo un paso del índice de desocupación nacional (8,8% contra 10,6%). Además, hay que remontarse al 2004 para encontrar un nivel de desempleo mayor en el territorio provincial. Ese año, la provincia llegó al 10,8% de desocupación. A partir de entonces el índice comenzó a bajar, llegando por momentos a quedar por debajo del 3%, pero la crisis de 2018 y 2019 significó un cambio rotundo en ese indicador. 

Se observa además un empeoramiento con relación al resto de la región. El año pasado Mendoza tenía la desocupación más alta de Cuyo, pero su desempleo del 5,5% no estaba tan lejos de San Juan (4,6%) y San Luis (3,3%). En el segundo trimestre de 2019 la diferencia sí fue considerable. Al 8,8% de desocupación de Mendoza se contrapone el 2,3% de San Juan y el 3,3% de San Luis.

Carlos Rodríguez, analizó los resultados y advirtió que la situación es alarmante. “Preocupa mucho que Mendoza alcance un índice de desocupación tan alto y se separe del resto de la región. Lo positivo, es que se trata de una desocupación de carácter coyuntural (impulsada por la recesión), que debería ser transitoria. Lo negativo, es que nuestra provincia se está pareciendo más a los grandes aglomerados urbanos, que suelen tener los niveles de desocupación más altos”, opinó.

Muestra Más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close