DestacadasGeneralProvinciales

Chile: Los Chilenos varados no pueden viajar ni el avión ni el ómnibus.

Las cancelaciones y reprogramaciones en las estaciones aéreas y terrestres continuarán por un par de días más debido al estallido social que está viviendo Chile.

Pasajeros varados, vuelos cancelados y reprogramados. Ese fue el panorama que se observó este lunes en el Aeropuerto Internacional El Plumerillo. Lo mismo, aunque en menor dimensión, ocurrió en la Terminal de Ómnibus donde no hubo cancelación de viajes aunque sí reprogramación en su horario, es decir, los que viajaban de noche directamente modificaban la hora para la mañana.

Las cancelaciones y reprogramaciones en las estaciones aéreas y terrestres continuarán por un par de días más debido al estallido social que está viviendo Chile y que llevó a las autoridades del Ministerio de Seguridad a declarar el toque de queda en siete ciudades del país, entre ellas, Santiago. Este toque de queda afecta a la circulación y al tránsito aéreo y terrestre.

De hecho la principal vía de comunicación entre Mendoza y el Pacífico, el Paso Cristo Redentor se vio afectada por esta medida en el último fin de semana. Este lunes, el tránsito se suspendió a partir de las 16 con un corte en Uspallata para el lado argentino y en Guardia Vieja para el chileno y a partir de las 18 ya se procedía al cierre del paso internacional.

Complicaciones en El Plumerillo

El toque de queda del domingo comenzaba a las 19 y se extendía hasta las 6 de este lunes, motivo por el que luego de ese horario todo volvía a la normalidad, al menos la circulación aérea y terrestre, sin embargo, algunas compañías aéreas, en especial, LATAM, decidieron cancelar varios de sus vuelos previstos para la jornada, inclusive, el de las 10 y 10.32.

Frente a esta situación, los pasajeros mostraron su enojo y disconformidad ya que, la mayoría de ellos, tenía planificadas conexiones para viajar hacia otro destino.

«Ibamos a estar dos horas en Chile y, de ahí, seguíamos viaje a Madrid, estábamos muy jugados con el horario pero llegábamos bien y con esto se nos arruinó el viaje», contó un pasajero oriundo de Santa Fe que, además, agregó que el viaje lo planificó solo, por lo que no tiene a quién reclamarle.

Otras mujeres también se quejaron porque tenían vuelo para este lunes a las 10 y, de repente, sin notificación previa, encuentran que el mismo fue cancelado: «Llegamos el viernes a Mendoza, vinimos a pasear unos días sin imaginar que esto iba a ocurrir. Hemos pasado un pésimo fin de semana porque no nos despegamos del televisor para saber que pasaba en nuestro país, tenemos familiares allá y lo ocurrido fue un verdadero estallido. No se puede admitir la violencia con la que se actuó», comentó Francisca, de Viña del Mar.

La joven aseguró que no tiene alojamiento a dónde parar ya que la reserva del suyo culminó por lo que no sabía cuál iba a ser su destino: «Soy estudiante, no cuento con dinero para alojarme en un hotel un día más y desde LATAM no me ofrecen ninguna alternativa más que esperar o reprogramar el vuelo para mañana, eso sí, a la espera de que en Chile se calmen las cosas», comentó la joven mientras mostraba su boleto.

En otro sector de la aeroestación Francisco Gabrielli se encontraban otras pasajeras trasandinas a la espera de certezas por parte de las aerolíneas. Su vuelo, que debía salir a las 10.30, fue reprogramado para las 20 pero recién a las 17 les iban a notificar si el mismo se concretaba o no.

«Acá estamos, relajadas y colmadas de paciencia para ver qué pasa con nuestro vuelo», comentó Felipa que llegó a Mendoza hace unas semanas de paseo junto a unas amigas.

La mujer se tomó el tema con demasiada calma y aseguró que lo único que le preocupa es que este martes tiene turno al médico: «Por suerte mi familia está bien, es triste lo que está ocurriendo en nuestro país y más si uno lo mira a la distancia. No es el modo de enfrentar la realidad», aseguró.

Los testimonios se multiplicaban en El Plumerillo y las respuestas de las empresas eran las mismas: «Hay que esperar, otra alternativa no queda». Además, los pasajeros explicaron que ninguna empresa aérea les ofreció un voucher para poder movilizarse hacia la Ciudad, alojarse en algún hotel o simplemente tomar un café. «Todo tiene que correr por nuestra cuenta, si tenemos plata bien, sino hay que arreglárselas», manifestaron.

¿Cuál fue la realidad en la Terminal de Ómnibus?

En la Terminal de Ómnibus el clima era diferente ya que los micros salieron, al menos, desde las 6 y hasta las 10. Hay que recordar que no podían salir más unidades fuera de ese horario ya que este lunes el toque de queda se impone desde las 17, motivo por el que hasta las 16 podían pasar los ómnibus.

Salvo la empresa chilena O`Higgins que decidió suspender todos sus pasajes, el resto se encontraba trabajando con normalidad. «Hemos tenido que posponer los viajes, de modo que los que salían ayer por la tarde o noche se concretaron esta mañana. La gente no manifestó mucha queja ya que lo que más querían era regresar a su país», aseguraron desde Andesmar.

Por su parte, un chofer de Cata que partía a las 10 con destino Viña del Mar dijo que los viajes se estaban realizando con normalidad. «Es decir, están saliendo las unnidades que pueden salir, estamos constantemente en comunicación con la aduana para ver y calcular los horarios de cierre del Paso, pero por ahora venimos bien, con las unidades llenas», comentó.

Algunos pasajeros que se encontraban a punto de viajar hacia Viña del Mar señalaron que su pasaje no sufrió modificaciones aunque sí aseguraron que varios compatriotas decidieron cancelar el pasaje aéreo y viajar por tierra para regresar lo antes posible a Chile.

«La situación también es compleja para los que se encuentran en Chile, de hecho, mi nuera tenía que regresar este lunes a Mendoza en avión y le reprogramaron el vuelo hasta el próximo jueves con posibilidad de modificaciones», comentó una pasajera.

Muestra Más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close